sábado, 26 de noviembre de 2011

Permisivo o exigente

Cuantas veces tenemos que caer sobre la misma piedra para saber que:

• La perfección no existe
• Las exigencias no son buenas
• Hay que respetar a cada uno por lo que es: un ser humano

Aun recuerdo perfectamente una de las primeras clases de "Escuela de padres" a las que asistí cuando recien el pekeño empezaba a moverse en este mundo. Una de las primeras lecciones fueron los tipos de padres. Estaban los exigentes, los permisibos y un par de tipos más que ahora no vienen al caso.
Yo he pensado muchas veces que para conseguir algo, hay que ser exigente, y de hecho me cerciono en los dos años de poca experiencia que tengo, pero... ¿hasta donde? Es decir, hay veces que se gana más siendo optimista y estado al lado de ellos... Esta es la balanza eterna de la cal y la arena. Después de escuchar este video (y leer los subtitulos) las dudas vuelven a mi de nuevo.


Según las pautas que hoy por hoy
generalmente nos van marcando
¿Estaremos colaborando a una sociedad
demasiado caprichosa y permisiva?
¿Sabremos transmitir a nuestros hijos, que todo tiene un limite, sin ser demasiado exigentes?
¿A caso la sociedad no lo es? ¿No es mejor lo perfecto?

Ahí os lo dejo. Por lo demás buen dia.

4 comentarios:

  1. Emotiva entrada en un blog creativo , lleno de sensibilidad.T sigo.T invito a seguir mi blog.Saludos poéticos.

    ResponderEliminar
  2. Como dice Lina, yo también peco de exigente.
    Lo que hay dejar bien claro son lo límites, si no nunca hay freno
    Besos
    Emma

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias por vuestras opiniones, Lina, Juan, y Emma.. ;-)

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios, dan vida a este rincón.